Aprende a moler café en función de la cafetera que usas.

Como debes de moler  café depende de la cafetera que usas

Moler café es más complejo de lo que a primera vista puede parecer, el grado de molienda va a determinar tanto como el tostado el resultado final de tu taza de café.

La función principal de los molinos  de café es la de moler café en grano hasta convertirlo en polvo, el café molido.
 

¿Por qué molemos el grano de café?

 
El objetivo de moler café es ampliar la superficie de contacto del café cuando el agua pasa a través de él y así extraer todas sus propiedades.
 
 
El grano entero expone muy poca superficie al agua, por lo que el café sin molerse siempre saldría con poco cuerpo, sin recoger todo el aroma y sabor del café.
 
Para que este proceso sea efectivo, el molino debe dispensar el grosor de la molienda que requiere el tipo de cafetera que vamos a utilizar, y además al menos para profesionales debe de hacerlo de forma repetible y el café en ningún caso debe alcanzar elevadas temperaturas durante el proceso de molido.
 
Existen diferentes tecnologías para moler el café y en los últimos años el progreso ha sido evidentes, sobre todo centradas en mantener la frescura del café y en que la molienda del café se haga sin transferencia de calor al grano de café, para conservar inalteradas todas sus características. Claro está si quieres la última tecnología tendrás que pagar por ella, lo que para un profesional es prácticamente una obligación para un aficionado al buen café es simplemente una opción a valorar.
 
Lo que si es cierto es que tener un buen molino que permita moler el café sin aumentar la temperatura del mismo es una enorme ventaja para hacer un buen café. Siempre y cuando lo mantengas en perfecto estado te dará una enorme ventaja para sacar unos excelentes cafés
 
¿Pero desde cuando se muele café? 
 
Las primeras noticias documentadas que se tienen  el molido del café son algunos grabados árabes en los que se observa con claridad el molido de café en morteros.
 
Para encontrar precedentes a sistemas más parecidos a los actuales debemos remitirnos a la Edad Media, cuando los turcos, emulando las técnicas de molido que utilizaban para las especies, empezaron a colocar el café en sus molinillos con manivela y muelas para molerlo.
 
Es decir, la necesidad de moler el café quedó muy clara desde el principio, y en muchas ocasiones los mismos mercaderes llevaban molinos individuales con una manivela de quita y pon para que ocuparan menos espacio, y poder vender el café molido a sus clientes.
 
En África, más que moler café pulverizaban el café, sometiéndolo a largas sesiones en el interior de gruesos cuencos tallados en troncos. Por lo general eran las mujeres las encargadas de moler café y para hacerlo se ayudaban con un palo grueso redondeado, que atizaban para moler todo tipo de cereales. 
 
Este sistema lo llevaron a América los esclavos que llegaron a Africa y así se molido el café en muchas grandes haciendas americanas durante muchos años se produjo por este rudimentario sistema.
 
Ya en épocas más recientes todos conservamos en casa, o hemos visto el molinillo de café manual con manivela en la parte superior, y caja para recoger el café molido en la parte inferior de nuestras abuelas. Y  su evolución en forma de  molinillo de aspas eléctrico que tenemos en casa.
 
Advertir antes de continuar, aun a riego de que pueda sonar algo exagerado pero el molido es un punto tan fino e importante en el hecho de lograr un buen café pese a que suele pasar desapercibido. Puedes contar con un excelente café, tostado de manera magistral, conservarlo fresco hasta el último minuto, pero si lo mueles inadecuadamente puedes estropear tu taza de café.
 
De hecho Cafés Sabora recomienda comprar el café en grano ya que el café dura mucho más tiempo en buenas condiciones que si compramos un café ya molido, en el primer caso bien guardado hablamos de semanas, en el segundo caso bien guardado hablamos de días. Además realizando nosotros el molido podemos controlar mejor el grosor del grano que necesitamos para preparar cada tipo de café.
 
El grosor del café molido y el no cambiar el punto de tostado del café en el proceso está entre el arte y la ciencia, con lo cual necesitas práctica para conseguir un buen molido para tu cafetera. Aquí  intentaremos resumirlo de manera mas sencilla para que puedas prepararte un café de autentico lujo.  Comenzaremos por el más utilizado:
 

Café Molido para cafeteras Expreso

El molido necesario para cafeteras expreso es muy particular.
El café molido para preparar expresos tiene que adecuarse a las peculiares características de estas cafeteras, que en apenas 25-30 segundos deben extraer el máximo aroma, sabor, crema e intensidad del café que le servimos.
 
Por este motivo, si vamos a usar una cafetera express necesitaremos un molido muy fino, casi casi en polvo. Pese a ello, hay que guardar un equilibrio. Si nos pasamos de finura, el café espresso nos saldrá excesivamente amargo. En cambio, si usamos un molido demasiado grueso en una cafetera expreso, el café nos saldrá requemado y sin cuerpo, con un color más oscuro de lo normal. Además, al preparar un expreso en una cafetera express influyen otros factores, como el prensado o la dosis (la cantidad de gramos de café molido que vamos a usar).
 
Como ves, preparar un espresso perfecto requiere cierta habilidad, y seguramente sea uno de los procesos más artesanales de los que vamos a hablar. Por lo tanto conseguir buenos resultados requiere de practica.
 
Pensando en el usuario doméstico, las particularidades del molido para cafeteras expreso no terminan aquí, ya que al requerir una gran finura nos encontramos con dos barreras a la hora de adquirirlo:

 

  • El café molido comercial (o sea, el que se vende ya molido y empaquetado) suele ser demasiado grueso para este propósito, con lo cual no nos queda otra que comprar el café en grano y molerlo nosotros mismos.
  • No todos los molinillos son capaces de conseguir la finura requerida para preparar un espresso.

 

Para conseguir buenos resultados tendrás que comprar un molinillo de café profesional, y una vez que tengas el café molido adecuado para tu cafetera express ya solo es cuestión de practicar, practicar y practicar. Vamos que inversión económica y practica van a ser necearías para dar a tu expreso ese punto que le dan los buenos baristas profesionales.

 

 

Cafetera Moka, Napolitana o simplemente Italiana.

Sorprende su aceptación entre la gente pues es totalmente manual.
 
Tal vez sea a que otorga un café tipo espresso sin necesidad de contar con equipos eléctricos y de mayor inversión. El equipo está formado por dos conos invertidos, con un filtro al centro. Aquí se coloca el café, que debe tener un molido fino. En el cono inferior se deposita el agua. Se coloca al fuego directo, sobre la estufa. 
El vapor y presión generados impulsan el agua hacia arriba, pasando a través del café y produciendo un rico espresso en el cono superior.
 
En una cafetera italiana debemos usar café molido de grano fino pero menos fino que el que usaríamos en una cafetera expreso.
 
Debido al tipo de infusión resultante de una cafetera italiana, si usamos un molido excesivamente fino corremos el riesgo de que el café tenga sabor demasiado astringente.
 
En una cafetera moka o italiana no conviene prensar el café molido dentro del filtro al contrario que en la cafetera expreso. Debes preocuparte de que esté bien nivelado y de que su superficie sea uniforme, pero sin presionarlo.
 

Molido para prensa francesa conocidas como  cafeteras de émbolo.

 
Preparan el café por infusión, para lograrlo tienes que presionar el embolo para separar los posos de café del resto de la infusión. 
 
Infusionar es mezclar el café en agua, dejando que permanezca así un tiempo -alrededor de los 4 minutos- en reposo mojando el café molido que previamente has vertido en agua justo después de alcanzar el punto de ebullición y absorbiendo poco a poco todos sus matices.
 
El resultado es un café extraordinariamente gustoso y aromático. No en vano, algunas cafeteras express incorporan un sistema que pre-infusiona los granos antes de la extracción para obtener todos los aromas y sabores posibles.
 
Para infusionar los granos de café, es necesario que estos tengan un molido grueso, ya que si fueran demasiado finos el agua apenas tendría superficie de contacto con ellos.
 
El resultado con otro tipo de molienda suele ser un café sin un  sabor reconocible, sin cuerpo y con escaso encanto. Además, un molido demasiado fino en prensa francesa provoca que se filtren demasiados de estos trocitos en el momento de servir la bebida molestando la presencia de posos en el café.
 
 

Molido para cafeteras de goteo o cafeteras de filtro.

Emplean un café molido de grano medio, más o menos del grosor que se vende ya empaquetado normalmente para las tiendas.

Esto no significa que recomendemos utilizar estos cafés premolidos, ya que inevitablemente, y como ya hemos explicado en otras ocasiones, el café pierde propiedades antes de ser envasado.

¿Por qué? como curiosos lectores que sois os estaréis preguntando.
 
Porque el café recién molido libera gases que es necesario disipar antes de meter en un paquete y envasarlos al vacío. En el tiempo que se tardan en disolver dichos gases, el café molido ha perdido ya parte de su aroma y sabor.
 
Así pues, nada como tener el café recién molido listo para emplear en nuestra cafetera.
 
De todas formas la regla del molido de grosor medio tiene algunos matices dependiendo del tipo de filtro que usemos en nuestra cafetera.
 
Los más comunes en las cafeteras de goteo son los filtros de papel, desechables y de un solo uso para los que son interesantes los molidos de grano medio.
 
Se pueden emplear también filtros metálicos permanentes que tienen los poros más anchos y por tanto admiten un café algo más grueso.
 
 
También son permanentes los filtros de tela, aunque menos frecuentes. Al utilizar filtro de tela, el molido tendrá que ser ligeramente más fino que el punto medio, ya que los poros de este material son notablemente más pequeños.
 
En cualquier caso, estas variaciones han de ser mínimas, ya que estamos hablando siempre de diversos grados dentro de un grosor de molienda medio.
 
En una cafetera de goteo, si empleamos un molido más grueso del adecuado el café no extrae todo el aroma y el sabor del café, queda como descolorido y sin cuerpo.
 
Por el contrario, si empleamos un molido demasiado fino el agua tardará demasiado en atravesar el filtro, y el café nos quedará sobreextraído (muy amargo). Además, también nos podemos encontrar en nuestra bebida con algunos restos en forma de polvillo que llegará a nuestra taza de café. 
 
Además del molido medio, es importante asegurarse de que el café molido se distribuye de manera uniforme y horizontal por toda la superficie del filtro.
 

 
Evidentemente existen muchos tipos de cafeteras más, pero hemos escogido para este post las que nos parecen que tienen más presencia en nuestros hogares.
 
Independientemente del tipo de cafetera la practica en el molido, la calidad de café, y los tiempos de extracción son básicos para obtener la taza de café que tú y tus invitados os merecéis.
 
¿Como mueles tu el café? ¿Qué molino de café usas? ¿Conocías los diferentes grado de molienda para conseguir buenos cafés?
 
Estamos encantado de que compartas, no lo dudes déjanos tu comentario.
 

Comentarios

Si tengo que moler diferentes tipos de cafe, como descafeinado, o con sabor, etc, afecta de alguna manera usar un mismo molido para los diferentes tipos de cafe?

Interesante pregunta Ingrid.

 
Primero, el tipo de molinillo influye en la molienda, no tanto por el tipo de café sino por si el molinillo aporta calor al café o no. Así el molinillo de aspas por el rozamiento aporta calor y por decirlo de una forma sencilla puede variar el punto de tostado del café e influir en le café. 
 
Por lo tanto un molinillo que triture es más adecuado para moler café que uno que utilice aspas para pulverizar el café.
 
Cada tipo de molienda es recomendable para cierto tipo de método, como lo veremos a continuación, aunque es interesante dejar claro que será la experimentación la que defina qué fino o qué grueso debería moler para obtener el café que realmente nos gusta: 
Molienda fina: Para máquina espresso, cafetera moka, Ibrik.
Molienda media: para café filtrado Automáticos y manuales como la  aeropress.
Molienda gruesa: para pota y prensa francesa.
 
Esto tiene mucho que ver con que el agua caliente  y la forma en como llega el agua con la que infusionamos el café tanto en presión como en temperatura. Y con que  ese paso , o en su caso, esa mezcla  del café  y agua, sea capaz de obtener todo el aroma y sabor del café o descafeinado utilizado. Cada tipo de cafeteras tiene sus necesidades. Por lo tanto el grado de molido del café adecuado para cada cafetera o forma de preparación es fundamental para obtener un gran café.
 
El elemento que tu apuntas tiene influencia en el resultado final pero mucho menor en relación a los puntos expuestos , así por ejemplo el tipo de café no va a determinar nunca que un café para maquina espresso se haga con una molienda gruesa, pero si puede determinar un menor o menor grado de finura en el molido, siempre dentro de una molienda fina. El ensayo error y tu gusto personal pueden definir grados dentro de los distintos tipos de molienda.
 
Saludos.

 

 
 

Deberías probar la moledora de cafe de Karmin.

Gracias por la recomendación.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
CAPTCHA de imagen
Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.
▲ Top